Close

El PSOE lamenta que las líneas rojas de Azcón se han convertido en alfombra roja para VOX

23 Jan, 2020

El grupo del PSOE en el Ayuntamiento de Zaragoza manifiesta su preocupación y su pesar por la actitud del gobierno de PP-Ciudadanos en la ciudad que “han pasado de poner líneas rojas a convertirlas en alfombra roja para VOX”. Así ha quedado demostrado en el debate sobre las enmiendas al presupuesto realizado hoy en la Comisión de Hacienda del Ayuntamiento donde PP y Ciudadanos han admitido los recortes de la ultraderecha en cuestiones como el cambio climático, la cooperación o introduciendo en los presupuestos de la ciudad el término “violencia intrafamiliar”.

Hace unas semanas el alcalde Jorge Azcón señalaba en una entrevista en un medio de comunicación que la violencia de género era una línea roja y no se iban a dar pasos atrás en esa materia ni en políticas de igualdad. Hoy el PSOE denuncia que “sus palabras, una vez más, quedan en promesas vacías. Para el alcalde menos votado por los zaragozanos todo vale a la hora de mantener el sillón de la ciudad”

Además los socialistas reclaman más transparencia y diálogo al equipo de gobierno tras la actitud mantenida a lo largo de la sesión por la responsable de Hacienda, María Navarro. A pesar de que los grupos de la oposición habían solicitado que las entidades sociales pudieran asistir al debate de enmiendas ésta ha negado la entrada a la comisión. El PSOE solicitaba su asistencia e intervención según recoge el artículo 126 del reglamento del Ayuntamiento de Zaragoza donde señala que las sesiones serán públicas en lo que se refiere «a debates de aquellos asuntos relevantes en los que se manifiesten diferentes posiciones políticas, previa solicitud al Presidente por los Grupos Municipales interesados al inicio de la sesión».

Los socialistas defienden que el debate sobre enmiendas al presupuesto de la ciudad es, sin ninguna duda, uno de los más importantes que tienen lugar en el consistorio a lo largo del año. Además, la transparencia debe ser la norma principal de cualquier institución pública y escuchar a los ciudadanos y a las entidades debería ser también una obligación para los grupos que conformamos esta institución. “Hoy María Navarro, al más puro estilo azconiano, se ha negado a escuchar a asociaciones y entidades del tejido social de su ciudad, y ha utilizado su poder para evitar sonrojarse de las cesiones que están llevando a cabo a la ultraderecha”.